¿Pagar deudas o ahorrar?

Deudas

Si estás decidiendo entre pagar deudas o ahorrar, debes saber que pagar tus deudas primero mejorará tus finanzas a largo plazo.

Si tienes deudas y ahorras, estas gastando dinero de más, sin embargo la solución es muy simple. Paga tus deudas antes de comenzar a ahorrar, (incluso tu hipoteca).
¿Pagar deudas o ahorrar?… mejor paga tus deudas con tus ahorros
Sabemos lo que has de estar pensando: “¡¿Qué?! A veces siento que no ahorro lo suficiente… ¿Y ahora me dicen que no lo haga?… ¿Acaso están locos?” déjanos explicártelo:

Supongamos que tienes una deuda de $1,000 en tu tarjeta de crédito con un interés mensual del 18%. Al mes, estarías gastando $180 en intereses.

Por otro lado, supongamos que ahorras $1,000 al mes en una cuenta de ahorros que te da el 2% de intereses (una tasa común). Al mes estás obteniendo $20 en intereses.

Paga tus deudas y estarás evitando gastar $160 de más. Es así de sencillo, las deudas usualmente consumen más ingresos de los que obtienes por tus ahorros. Deshazte de tus deudas ahora mismo.
A los bancos les encanta que ahorremos y tengamos deudas
Simplificando, cuando ahorras dinero en el banco, en realidad se lo estás prestando al banco para que este a su vez pueda prestárselo a alguien más. La diferencia entre la tasa a la cual toma prestado tu dinero (la tasa de ahorro) y la tasa a la cual le cobra a otros (la tasa de préstamo) es la ganancia que recibe el banco. Por lo tanto, en general, siempre costará más pedir prestado que lo que podrías conseguir por tus ahorros.

Es por esto que no resulta tan buena idea tener deudas y ahorros al mismo tiempo… peor aún con el mismo banco, seguramente te está prestando el dinero que tú le prestaste… ¡y haciendo dinero con tu dinero!
Excepciones a esta regla…

Esta regla de “Paga tus deudas antes de ahorrar” está basada en el hecho de que el costo de una deuda es usualmente más alto que el beneficio obtenido por los ahorros. Por lo tanto, tu cartera obtiene más al deshacerse de una deuda que al comenzar un ahorro.

Sin embargo, hay algunas excepciones en las cuales conviene quedarse con las deudas:

  • Hay deudas que te atan a no poder pagarlas antes de tiempo porque puedes ser penalizado por hacerlo.
  • Deudas con 0% de interés. Si la tasa de interés es nula o menor a los ingresos percibidos por tus ahorros, entonces quizás sea buena idea conservar esas deudas y no absorberlas en “una sola tajada”

¿Debo evitar también un fondo de emergencia?
La idea de tener un “guardadito por si se ofrece” te da una sensación de seguridad, especialmente para aquellos con hábitos tradicionales de finanzas personales.

Sin embargo, si estás atravesando por deudas enormes, esto simplemente es absurdo. Lo mejor es pagar tus deudas con tus ahorros (o con los ingresos que destinarlas al ahorro) y mantener tus opciones de crédito (por ejemplo, tu tarjeta) para cualquier emergencia que se pueda presentar (y por una emergencia nos referimos a alguna situación que ponga en riesgo tu salud o la de tu familia… no una pantalla nueva).
¿También debería pagar la hipoteca con mis ahorros?
Por alguna razón, muchas personas no ven la hipoteca como una deuda, sin embargo, obviamente lo es. La sutil y vital diferencia es que la hipoteca generalmente tiene tasas más bajas y poco flexibles.
En cualquier caso, como lo mencionamos antes, es mejor pagar antes tu hipoteca y conservar tus opciones de crédito para una emergencia.
Paga las deudas más grandes primero
Es común que muchas personas tengan más deudas que ahorros. Así que, aun cuando utilizaras todo tu dinero para pagarlas, aun tendrías deudas por cubrir. Es importante que le des prioridad a aquellas deudas con mayor peso (generalmente, son las que mayor tasa de interés tienen).

Antes de eso, lo primero que debes hacer es saber si hay algo que puedas hacer para bajar los intereses de tus deudas. Una vez que tus deudas sean lo más bajas posibles, enlístalas y utiliza tus ahorros (o el ingreso presupuestado) para pagar las más caras primero. El hacer todo esto en conjunto reducirá tus gastos dramáticamente.