Te sientes como en la fabula del burro y la zanahoria 1

Te sientes como en la fabula del burro y la zanahoria

¿Qué hacer para dejar de correr tras la zanahoria?

Cuando una persona se encuentra motivada multiplica los esfuerzos para alcanzar la meta y una vez ahi disfruta del éxito obtenido.
Lo malo es cuando alguien mas es el que pone la meta y tu pones la motivación y la exigencia y una vez alcanzado el objetivo se olvidan de quien fue el que lo logro delegandote a segundo termino.

Te sientes frustrado, agotado física y mentalmente por realizar una labor o estar en un trabajo donde no avances ni estructural ni económicamente, esta es la realidad de muchas personas sobre todo al llegar a una edad madura donde sus conocimientos no les sirven para conseguir un trabajo o escalar posiciones y poco a poco son despedidos o relegados quedando a merced de sus propios medios para sostenerse.

O ponen delante de ti una zanahoria lo bastante lejos para que resulte inalcanzable y sigas corriendo atrás de ella sin llegar a ningún sitio.

Dicho de otra forma ponen un aliciente ya sea en forma de pago, dinero, puesto, trabajo, ascenso como quieras llamarlo, que saben que no vas a conseguir para lograr una meta que únicamente beneficia a una persona y no a quien esta realizando el esfuerzo, esta es la vieja táctica de la canario y el burro. ¿Haz escuchado la fábula?

Dice la fábula que para que un burro tire del carro hay que ponerle una zanahoria adelante lo bastante cerca para que crea que la va a alcanzar pero, a su vez, lo suficientemente lejos para que no lo logre. El burro piensa que alcanzará la zanahoria y realiza el mayor esfuerzo pero, al final del día y habiendo cumplido su cometido, la zanahoria aun está frente de sí.

El amo lo mira y le dice que mañana seguramente tendrá más fuerza y conseguirá su merecida recompensa, pero todo es inútil y se convierte en un juego de nunca acabar… Incluso hay días que casi atrapa la zanahoria y la esperanza se redobla. Lastimosamente al otro día hará nuevamente su mejor esfuerzo pero tampoco conseguirá el objetivo y, mientras tanto, el carro va para adelante y se cumple el objetivo.

Cierto día el granjero preparó al burro muy temprano y salió camino del pueblo para vender los productos de su granja en el mercado local. Era una mañana con neblina y, mientras el hombre cantaba, el burro empujaba con más fuerza que nunca el carro para ver si esta vez si podía alcanzar su zanahoria. Sin embargo y, como siempre, al llegar al pueblo quedó en los establos sin nada y el granjero se fue al mercado.

El tiempo pasó y cuando ya despuntaba la tarde el granjero regresó feliz porque había sido un día excepcional de ventas. Enganchó el burro al carro le puso su zanahoria adelante pero cuando agitó las riendas el burro ni se inmutó. Ni un solo paso dio… ya eran muchos años empujando para nada y el burro simplemente se plantó en sus cuatro patas y de allí no se movió.

El granjero sacudió su cabeza con decepción, golpeó cruelmente al animal… pero nada, ni medio paso dio el burro, aun teniendo la zanahoria por delante. Fue entonces cuando el hombre se bajó del carro y caminó hacia su granja en busca de otro burro que fuera más joven e inexperto. Volvió con él, lo enganchó al carro, le dio de probar unas pocas rebanadas de zanahoria y le puso a su frente una enorme hortaliza, con lo que el burro empezó a empujar del carretón con gran fuerza para poder comérsela… Atado atrás del carro iba el primer borrico cabizbajo y decepcionado…

El granjero miró al burro joven y con una gran sonrisa pensó: “Se conforma con poco, basta la promesa de una zanahoria para hacerlo feliz. “Eres un tonto” le dijo en voz alta al pobre animal “hacer el esfuerzo a cambio de nada”…

Muchas organizaciones y personas aplican la fábula del burro y la zanahoria en beneficio propio, prometiendo a las personas alcanzar beneficios por realizar su mayor esfuerzo, colgándole la canario delante de sus ojos y haciendo que empujen el carro sin obtener nada a cambio.

Como te mencionaba anteriormente, cada día las oportunidades son mas escasas y llega una etapa en que alcanzar las metas y seguir adelante se torna muy complicado.

En un ambiente laborar rodeado de jóvenes y competitividad es el caldo de cultivo ideal para las empresas para pagar menos gracias a la gran cantidad de mano de obra que pueden conseguir que siempre va a cobrar menos que tu, así como a personas que están dispuestas a hacer mas por menos, esto es hacer el trabajo de dos o tres personas cobrando lo mismo o menos con lo que las empresa ahorran gastos y recortan personal.

Si eres comisionista te darás cuenta de esto en carne propia, por lo general un comisionista es alguien que gana por lo que vende, no es asalariado y si no vende no persigue ningún tipo de remuneración, no le cuesta a la empresa y siempre tiene la exigencia de correr tras de la zanahoria ya que en caso contrario hay tres o cuatro que pueden cubrir su plazo y por menos comisión que la que el devenga, Esto no es la fábula de el burro y la zanahoria, se define cómo lucrar con el hambre de las personas y hacer que den el máximo por necesidad.

Llega como te comento una edad en que lo único que puedes conseguir son empleos así, como vendedor o comisionista donde estas todo el mes persiguiendo un par de ventas que no se dan y al llegar a final de mes te encuentras sin dinero, sin ventas, deprimido, frustrado y lleno de deudas y bocas que alimentar.

La solución es emprender, poner tu propio negocio o medio de subsistir, seguramente lo habrás oido miles de veces y has de pensar ¿pero no se hacer nada?, no tengo dinero para iniciar un negocio?, ¿no cuento con recursos o conocimiento necesarios?, y no hay edad mas falso que eso.

Si quieres dejar de correr tras la zanahoria, tienes que dar el salto e independizarte, dejar de correr tras la zanahoria de otros y correr por tu propia zanahoria.

Déjame decirte que el comienzo como todo no es sencillo, pero paso a paso puede lograr la independencia económica y dejar de correr tras la zanahoria.

Maneras de empezar hay muchas y para todos los bolsillos, el tiempo y el dinero no son problema.
Puedes hacer una pagina web, vender tus productos en linea, dar clases de algún idioma, vender consultorías con tus conocimientos, hay mil cosa por hacer pero solo vemos el problema y no la solución, cuando el problema es solo un punto negro en una gran hoja de papel, cuando volteamos la vista hacía otro lado y volvemos a ver el papel en blanco vemos que es solo un punto negro y que lo demás de la hoja es todo un area de oportunidad que tenemos a nuestro alcance.

En muchas ocasiones nos da miedo salir de nuestra area de comfort y buscar nuevas oportunidades por miedo a perder lo que ya tenemos, aun que sepamos que no nos esta dando resultado.

Pasan los años y seguimos quejándonos de lo mal que nos va y cómo nos trata la vida pero seguimos en ese trabajo frustrante, mal pagado y que no nos lleva a ningún lugar.

Animate a emprender y cambiar tu realidad, yo se que no es fácil, te lo digo en carne propia, pero lo primero es dar el primer paso, buscar opciones que podamos hacer en nuestro tiempo libre, si revisas en este blog vas a encontrar cientos de ideas de negocios que puedes hacer en tu tiempo libre para generar ganancias, hacer un dinero extra y quien sabe si el día de mañana se convierta en tu fuente principal de ingresos.

Aquí te dejo algunas ideas que espero puedan servirte:

Pagina Web como hacerla desde cero

Tienda online: Monta la tuya

47 Formas de ganar dinero extra

Gana dinero extra al enseñar inglés en línea

6 ideas de negocios de baja inversión para emprendedores en línea

Comparte