En este momento estás viendo Deja de ser ahorrador y conviértete en inversionista

Deja de ser ahorrador y conviértete en inversionista

Cuál es la diferencia entre ahorrador e Inversionista?

Inversionista es alguien que quiere dar un paso adicional el cual comienza con el ahorro, el que consiste en separar una parte del ingreso que se obtiene con la finalidad de destinarlo a crear un fondo el cual puede ocuparse para una necesidad, proyecto o inversión futura.

Deja de ser ahorrador y conviértete en inversionista 1

La gente normalmente se comporta indiferente con respecto al ahorro y los pocos que lo hacen, se concentran en instrumentos tradicionales, que supuestamente son de mucha seguridad pero muy bajo rendimiento.

Evitar caer en los errores básicos de los inversionistas novatos y despega desde el principio.

Que te encuentres leyendo este blog indica que tienes un interés mucho mayor que la gente común sobre aprender a construir un patrimonio, hay algunas consideraciones básicas que como inversionista debes de tener en cuenta.

Lo primero que debes de hacer antes de siquiera tocar un centavo es distinguir entre el concepto de ahorro y el de inversión.

El ahorro esta limitado a únicamente acumular cierta parte de dinero tomado de la base de nuestros ingresos.

Mientras que ser inversionista significa ir mas allá, al poner estos recursos a trabajar para  alcanzar a obtener unos rendimientos superiores.

Antes de Iniciar como inversionistas hay ciertos elementos que tenemos que tomar en cuenta incluso antes de juntar los fondos con los cuales iniciar nuestras inversiones, los cuales son:

  • Nuestro estilo de inversión
  • Considerar en que instrumentos vamos a invertir
  • Que clase de diversificación requerimos

Estilo de Inversión.

Esta dado en base a la etapa de la vida en la cual nos encontramos y se ve influenciado por nuestros hábitos, costumbres y personalidad, hasta el objetivo o destino de los recursos y nuestro nivel de solvencia.

Los estilos influyen en las inversiones ya que determinamos que tipo de inversionistas somos dentro del rango de agresivo a conservador y aceptar que nivel de riesgo estamos dispuestos a tomar.

No es igual el riesgo que puede tomar una persona que esta a punto de retirarse que uno recién salido de la Universidad o un padre de familia con obligaciones escolares.

Mientras menos obligaciones financieras poseemos y más tiempo hacia el objeto de inversión menos sera la volatilidad (variaciones abruptas en las inversiones) y más riesgo podemos afrentar.

Mientras que por el contrario si más cerca estuviéramos de la necesidad de disponer de esos recursos como seria el caso de la jubilación o retiro, deberíamos de manejarnos más conservadoramente y menos expuestos  a estar en inversiones muy volátiles.

Una premisa que siempre hay que tener en cuenta es que a mayor riesgo mayor rendimiento, a menor rendimiento, menor riesgo.

Si un instrumento te ofrece un rendimiento muy alto por algo es,  el riesgo es mucho mayor y a mayor riesgo también mayor posibilidad de perdidas.

Instrumentos

Al tener un estilo de inversión definido podemos determinar que instrumentos financieros son los adecuados para la conformación de nuestro portafolio según nuestro grado de aversión al riesgo.

Una vez determinado esto podemos optar por escoger que activos conformaran nuestro portafolios. Los instrumentos que seleccionemos están clasificados en 2 opciones:

Renta fija o Renta Variable.

La renta fija esta englobada por; pagarés, cetes, bonos, papel comercial y dentro de la renta variable se ubican las acciones, derivados financieros, commoditiesexchange traded funds (ETF), metales.

A su vez hay que tener en cuenta el nivel de liquidez de cada instrumento.

(Si requirieramos vender esos activos ¿que tanta liquidez tienen? o ¿Que tan rápido podemos vender nuestras  posiciones en ellos?).

Resulta primordial considerar que parte de nuestro dinero tener en renta fija y cuanto en renta variable.

Diversificar

Diversificar es repartir en varios instrumentos nuestros recursos para no tener todo nuestro capital invertido en uno solo, ya que en caso de perdida o minusvalía perderíamos o dejaríamos de ganar solo en un instrumento del portafolio no en todos.

Por lo cual es conveniente distribuir nuestros recursos en varios instrumentos y balancear nuestro portafolio una parte en renta variable y otra en renta fija.

Si tuviéramos que forzosamente disponer de nuestros recursos y estos estuvieran invertidos en acciones en una burbuja financiera como la que acabamos de atravesar con las hipotecas suprime, no seria el momento mas adecuado para tener que salirnos de nuestras posiciones.

Las perdidas que tendríamos que afrontar serían inmensas, por lo que hay que conformar la cartera con una serie de activos de renta fija los cuales son fácilmente negociables y nos permiten afrontar un imprevisto sin necesidad de tener que tomar perdidas en el mercado accionario.

También te puede interesar:

Comparte